Soy filósofa de mi propia existencia, es decir, poetisa
Soy filósofa de mi propia existencia, es decir, poetisa

Existe una versión oficial, existen conspiraciones. Sin embargo, hay una sola verdad, la cual jamás sabremos, porque desgraciadamente quienes tienen la información verídica, tienen el poder y no les interesa compartirlo con el común de los mortales.

Se esparcen datos para todos los gustos, se tejen teorías contradictorias entre sí en base a estudios de todo tipo y mezclan la verdad con la mentira para camuflarla bien, porque sería demasiado peligroso para los que manejan los hilos que circulara sola la falacia oficial que nos quieren hacer creer.

¿Será solo conspiración lo que dice este señor y los otros dos que vienen después? No lo sabremos. Pero en vez de dejarnos infectar por la sobreinformación o por el miedo, en vez de creernos todo lo que papá estado nos diga, será mejor permanecer atentos y críticos. Hay demasiados datos, demasiadas coincidencias que apestan mucho:

  • Tests que no sirven para nada y dan positivo en papayas, piñas, cabras y a varios tipos de virus y bacterias
  • Fragmentos del genoma en el Covid y el VIH idénticos que no pueden ser naturales
  • OMS financiada por filántropos multimillonarios como Bill Gates y George Soros
  • Director de la OMS, el cual no tiene estudios, nombrado por Bill Gates y China
  • Patente sobre una modificación del SARS-Cov-1 de Bill Gates en el 2015
  • Vacunas de Bill Gates en países del llamado tercer mundo que esterilizan a miles de mujeres
  • Bill Gates diciendo claramente que una de las maneras de reducir la población mundial para frenar el cambio climático son las vacunas
  • EEUU prohibe a Bill Gates seguir experimentando con vacunas, por lo que se va al laboratorio de Wuhan
  • Etc., etc., etc….

¿No somos capaces de pensar que nos quieren manipular y controlar? ¿No vemos que somos sus peones, que somos miles de millones y ellos unos pocos? ¿No entendemos que sin aterrorizarnos difícilmente nos pueden domar? ¿No nos damos cuenta de cómo poco a poco están logrando que les regalemos nuestra libertad y que se está generando la crispación y el odio entre nosotros? ¿De verdad somos tan ingenuos como para pensar que esta gente podrida de dinero y de poder quiere el bien para nosotros? ¿Creéis que si el mundo fuera dominado por verdaderos filántropos y personas con buenas intenciones, habría tantas desigualdades, pobreza, hambre y contaminación? Si nos ponemos en la mente de un psicópata, a él los demás humanos no le importan lo más mínimo. No siente empatía, pero domina el arte de aparentar. Solo ve su propio beneficio y a los demás como meros objetos para satisfacer sus fines.

Luchemos por nuestra libertad no dejándonos lavar el cerebro. Busquemos nuestro lugar en el mundo y en la medida de lo posible busquemos nuestra independencia de este enfermo sistema.